18 de septiembre de 2007

Desinfectantes digitales

Hoy un amigo me recomendó un antivirus que estuvo probando por poco más de dos semanas y, según él, es muy bueno, mejor que otro recomendado anteriormente. Mi amigo me da confianza en el dominio de la computación, motivo por el cual acepté instalar el nuevo antivirus en mi pc y lo he corrido para que revise el estado en que se encuentra en términos de gérmenes digitales peligrosos para la integridad de mi computador.

Cualquier persona que tenga o haya tenido un pc, de escritorio o laptop, en algún momento de su vida se ha tenido que ver en la angustiante tarea de correr un antivirus. Y esto es así por cuanto abundan los peligros para una de las máquinas actuales más utilizadas por todos. Troyanos, gusanos, arañas, peces, insectos, ninguna especie escapa de ser tomada como referencia para nombrar a los por todos odiados gérmenes digitales.

Pero, ¿a qué se deberá que les tengamos tanto miedo a los virus de computador? ¿Por qué será que todos queremos mantener una asepsia obsesiva? Por mi parte, podría decir que se debe al profundo terror que me embarga cada vez que pienso poder perder cualquiera de mis archivos preciados, muchos de los cuales he conseguido a fuerza de tiempo y paciencia conectado en la red. Pero quizá no sea sólo eso.

Desde hace mucho tiempo que el pc se convirtió en una parte de mí, en otro miembro de mi cuerpo, podría decir, de modo que todo lo que le pasa lo siento casi que en mi cuerpo. Sobre todo porque los contenidos, que son en su mayoría los principalmente afectados por los virus, tienen para mí un valor especial. En ocaciones creo que los valoro más que mis ideas.

Muchas veces he pensado que es preferible almacenar toda la información que pueda concebir mi alma en cualquier sector de mi disco duro, y dejar que éste la asegure de la mejor manera que pueda. Por lo que escribo podría pensarse que es el aparato como tal, el plástico y el metal en cierta proporción que juntos dan forma al pc. Todos sabemos que no es el computador per se, sino lo que significa para nosotros, lo que representa. Y bueno, en ese sentido puede ser mi cuerpo, mi mente o ambas cosas. En todo caso, un computador dañado es una trajedia para muchos, así como no tener internet lo es para otros.

Quisiera dejar algunos apuntes libres acerca del tema del computador y los antivirus. 1) El cuidado de uno mismo se ha desplazado al cuidado del pc como símbolo del cuerpo y de la mente; 2) Los antivirus son el instrumento perfecto para ese cuidado, pues mantienen libre de corrupción el templo sagrado; 3) Ahora sí es cierto que nos podemos llamar máquinas.

16 de septiembre de 2007

Comentario de muchos pasos

Inicio este mi blog con un breve comentario acerca del cienpiés. No es común, y espero estén de acuerdo con ello, encontrar asociación tan extraña: cienpiés y gafas características de un "come libro". No es de extrañar, sin embargo, que pueda existir algo así en nuestro tiempo, pues se ve y al parecer hay de todo. Una suerte de acontecimientos inesperados nos acecha a cada minuto que no se nos haría raro uno más como un cienpiés tomándose su tiempo para divisar su horizonte, para medir sus pasos, muchos por cierto. ¿Saldría de una biblioteca, iría hacia alguna? Son preguntas válidas, incluso con una respuesta posible.

Ojalá no se haya extraviado en ese laberinto que describe Borges, en ese mundo infinito que todo lo puede contener, incluso al mismo caminante que es el cienpiés encontrándose a sí mirado desde otro lugar, viéndose caminar por anaqueles y pisos resecos. Esperemos que no piense en salir corriendo, huyendo quizá de una época que no es la más apropiada para sumirse en la lectura casi obligada de lo que significa ser un animal que se ha dedicado a hacer algo que no debe.